Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Posible ajuste de cuentas a Chapman; ya hay «apuntados»

EL ANCLA

Por: Luis Enrique Ramírez

Dos personajes morenistas se frotan las manos ante el permiso de diez días solicitado por el alcalde de Ahome, Guillermo Chapman, para ausentarse de su cargo: el diputado local por el tercer distrito, Juan Ramón Navarro, y el líder partidista en el municipio, José Borunda Meléndez.

Ambos mueven con intensidad sus hilos para suplir en la presidencia municipal al polémico alcalde desde que comenzaron los rumores de su inminente salida, en noviembre del año pasado, cuando la síndica procuradora Angelina Valenzuela, en un hecho sin precedente en Sinaloa, lo denunció ante la Fiscalía por amenazas e intimidación.

Navarro y Borunda se quedaron con las ganas de levantar la mano y pronunciar el glorioso «¡sí, protesto!» en aquella ocasión, pero hoy se perfila ante ellos una nueva oportunidad.

Billy Chapman se encuentra en el filo del abismo cavado por él, con la conducta errática que ha impuesto como sello personal de su gobierno. 

La solicitud de licencia ante el cabildo de Ahome fue confirmada por el regidor morenista Héctor Vicente López Fuentes, y aunque Chapman Moreno ha dicho que es para «ir a mendigar dinero» a las dependencias federales, diez días de ausencia son muchos, sobre todo al inicio de una gestión cuyo signo es la vorágine: hoy se encuentra de nuevo en el ojo del huracán por el arresto de la policía municipal Dignora Valdez, quien denunciara discriminación de género en la corporación durante el acto del Día de la Mujer.

Lo anterior ocurre luego de que Billy cometiera el peor sacrilegio posible en las filas de Morena: desairar a su gran factótum, el todopoderoso en términos del llamado «amloteísmo»: el presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Recordará usted que, en la gira de AMLO por Ahome el 27 de enero, el presidente municipal se negó a acompañarlo, y ni siquiera se disculpó. Solo dijo, al día siguiente, que había preferido pasar ese domingo con su familia.

Desde el caso de la síndica procuradora, Borunda y Torres deslindaron a Morena del conflictivo alcalde. Hoy lo hacen de nuevo, con mayor razón, y se les suman todas las mujeres morenistas de poder: desde la senadora Imelda Castro, hasta la lideresa del Congreso, Graciela Domínguez, pasando por la coordinadora de los diputados federales sinaloenses, Yadira Marcos, quienes han condenado la actuación de Chapman por el caso de la mujer policía.

Evidentemente, para los morenistas, Manuel Guillermo Chapman Moreno ya no es uno de ellos.
Es posible que la solicitud de licencia sea el preludio de una salida obligada del alcalde, ante lo cual Torres y Borunda se encuentran por estos días en un virtual juego de vencidas.

Se prevé, empero, que a la lucha por sustituir a Billy Chapman se agreguen otros personajes que pudieran ser las cartas de los dueños del poder en Morena Sinaloa (el delegado del CEN, Ignacio Mier; el senador Rubén Rocha y el coordinador de programas federales Jaime Montes, que por cierto es mochitense por adopción), y aquí pudieran surgir los nombres de los otros tres diputados locales por Ahome: Cecilia Covarrubias González, Rosa Inés López Castro y Jesús Palestino Carrera.

El momento es propicio para las ambiciones de cualquiera de los mencionados, todo encaja a la perfección, pero falta un detalle: que Guillermo Chapman entregue la silla. Y eso está por verse.

ALTOS VUELOS. La señora Rosy Fuentes de Ordaz confirmó sus alcances como gestora de beneficios sociales, y lo hizo por todo lo alto, ante la Fundación Carlos Slim. En la Ciudad de México, la presidenta del DIF estatal se reunió con el director general del organismo filantrópico, Roberto Tapia Conyer, quien ofreció el apoyo total de la fundación a los sinaloenses que más lo necesitan en temas de salud, educación, adicciones y desarrollo humano. El compromiso es fruto del reciente encuentro que sostuvieron el gobernador Quirino Ordaz Coppel y la señora Rosy con el empresario Carlos Slim. Enhorabuena.