Opinión

Otro más

Por  Fernando Zepeda

Otro más. Producto del desorden que impera en el Gobierno Municipal, un director más fue cesado. Se trata de Humberto Álvarez, quien desde hace tres días dejó de presentarse a las oficinas de la Dirección del Deporte Municipal, donde laboraba como titular. Ricardo Fletes, el subdirector, está de momento a cargo de esa dependencia y posiblemente se quede como titular. La salida de Humberto Álvarez no es cualquier cosa. Y no porque sea una de las dependencias municipales consideradas como clave por el alcalde Luis Guillermo Benítez. Es más bien porque el joven está casado con una sobrina ni más ni menos que de la pareja del alcalde, Gabriela Peña Chico. Apenas la semana pasada, exfuncionarios municipales  acusaron a la señora de controlar a su antojo las direcciones de Cultura, del Acuario y la del Deporte. Además de la operación de dinero en Jumapam. Oficialmente, el alcalde Benítez no ha anunciado la salida del titular de Deportes. Mucho menos los motivos. Pero se mencionan por lo menos tres causas posibles que provocaron el repentino cese del director. La primera, que aparentemente no pudo aclarar el destino de algunos recursos. La segunda, que comenzó a narrar como locutor los juegos de beisbol de los Venados, y eso sería considerado un “conflicto de intereses”. Y la tercera, muy delicada, que existe un video comprometedor entre él y su secretario particular. Ninguna de las versiones ha sido confirmada. Con el cese de Humberto Álvarez de la Dirección de Deportes, suman 17 los hoy exfuncionarios que han dejado a la cuestionada administración que encabeza “El Químico”. Las acusaciones de corrupción han abundando. Las renuncias de funcionarios que se negaron a ser cómplices de corruptelas están en manos de las autoridades.

Mazatlán, sin agua. Prácticamente todo Mazatlán quedó ayer por la tarde-noche sin servicio de agua potable. No es la primera ocasión. Ya son incontables veces que la Junta de Agua Potable de Mazatlán no logra evitar que el servicio se vea afectado. Habrán de decir que “tronó” una de las tuberías principales que abastecen de agua potable a la mayor parte del puerto. Tal y como ha sido en anteriores ocasiones. Lo cierto es que se ha vuelto ya una práctica constante el que el servicio de agua se suspenda. Pero eso sí, los cobros jamás se suspenden, al contrario, nunca fallan.

Impunidad insultante. Los alcaldes de Mazatlán, Culiacán y Ahome se sienten, se perciben intocables. Pareciera que pueden hacer lo que quieran, violar la ley, insultar a los demás, amenazar y robar, porque en el fondo saben que sus “compañeros” diputados que forman la mayoría de Morena en el Congreso del Estado, no actuarán en su contra. Al contrario, se sienten con la impunidad suficiente como para desafiar al Congreso. Con estas actitudes de Luis Guillermo Benítez, de Mazatlán; de Jesús Estrada Ferreira, de Culiacán, y Guillermo Chapman, de Ahome, Morena pudiera estar cavando su propia tumba política. No lo saben o no lo quieren entender. Tal vez le apuesten a volver ser cubiertos y salvados por el manto de López Obrador. Estos alcaldes, de la mano de muchos otros del país, hasta del gobernador Bonilla, de Baja California, se están encargando de exhibir a Morena. De poner en tela de juicio las banderas que enarbola el presidente López Obrador. Debut y despedida.