Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

Ariel Aguilar acompañado de las fuerzas del PAN en Ahome en rueda de prensa.(Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE)

Ariel Aguilar acompañado de las fuerzas del PAN en Ahome en rueda de prensa. | Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

Azules. Ya agarró color el movimiento en el Partido Acción Nacional. Si en la lucha por la presidencia estatal del PAN ya asomaron la cabeza Juan Carlos Estrada y Adolfo Rojo, también en los municipios empezará a ponerse color de hormiga (aunque sean azules). En Ahome dicen que la guerra está declarada entre la gente precisamente que apoya al choicense (Juan Carlos), como Francisco Salvador López Brito y Zenén Xóchihua, que ahora sí van juntos, contra las huestes del guamuchilense (Fofo Rojo). Por lo pronto, dicen que el dirigente interino, Ariel Aguilar, pretende seguir en el partido. A ver si le sirve ser ahijado político de López Brito, Miguel Ángel Camacho y Zenén Xóchihua,  porque estos han dicho que quieren gente nueva en el partido tanto en los municipios como en el CDE del PAN. Además, otro médico, Humberto Verdugo, al parecer ya tiene afinada su estrategia de campaña para llegarle  a los panistas de abajo. O sea que otra vez el proceso estará entre los que ellos llaman piojos y perfumados. Mira pues…

Empezar de nuevo. Los que no se duermen en sus laureles una vez pasado el descalabro electoral, es el Partido Revolucionario Institucional en Ahome. Ayer, la nueva presidenta en Ahome, Dulce Ruiz, puso en marcha el programa de servicios comunitarios. Y como dice que el buen juez por su casa empieza, inicio el programa con la limpieza y repintado del edificio del tricolor para que desde la casa los priistas se sientan contentos de llegar al lugar donde por muchos años se sintieron en familia… De verdad que estaba realmente abandonado. Eso sí, después seguirán algunos servicios comunitarios como jornadas de salud, limpieza y atención de la ciudadanía en las comunidades y colonias del municipio. Dicen los priistas que este encuentro con la ciudadanía motivará el acercamiento de militantes y simpatizantes, es decir, que la gente se dé cuenta que el PRI viene a reconquistar a su militancia. Ahí nomás.

Solución. Más rápido que inmediatamente llegó de Culiacán el director del Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa (Isife), Álvaro Ruelas Echave, al jardín de niños Bertha Von Glumer en San Miguel Zapotitlán, a fin de buscar una solución a la falta de subestación eléctrica. Y sí, prometió que para el próximo ciclo escolar ya contarán con ella. El plantel no tenía luz porque a ese jardín de niños le agregaron 8 aires acondicionados, no avisaron al Isife y tronaron todo el sistema. Así cómo pues…

Común denominador. Después de la renuncia del director de Obras Públicas y que Carlos Grandío pasó al relevo, la oficina que estaba acéfala era Comun, lugar que ayer tomó Hernán Medina Soto, pero lo que llamó la atención y dio la nota fue Francisco Labastida Vargas, presidente del Consejo, quien expresó ahí que si Comun no ha dado más resultados no ha sido por falta de interés o trabajo de los consejeros, sino por falta de apoyo. ¡Ups! Eso sí,  dijo estar confiado en que en esta ocasión se le dé un giro a la dependencia y ahora sí se le canalice el recurso que requiere. ¿Dónde quedó aquel ejemplo de Comun cuando el presidente del Consejo era don Eduardo Labastida Ochoa? Si Ahome era ejemplo en pavimentación.

¿Y la afición, apá? A pesar de la alegría por los buenos partidos, una tristeza se vivió en los tres juegos de play offs de Pioneros de Los Mochis ante Halcones de Ciudad Obregón en el CUM. Como que el esfuerzo de la directiva han sido en vano aunque el partido se ha metido a semifinales en los últimos años. Las butacas siguen con un promedio de 100 personas o menos por partido. En cambio, el primero de la serie se jugó en Obregón con un auditorio lleno y con gran respuesta de los sonorenses. Algunos dicen que es la sede, que no alienta por su distancia, otros que la afición no se ha familiarizado con este equipo de basquetbol que tiene años en el Cibacopa. Ahora sí que ni ganando ganan…