Opinión

Ahora no pudo

Por  ROMPEOLAS .

Ahora no pudo. Otra importante y polémica votación tuvo lugar en el Congreso del Estado. A pesar de que la presidenta de la Jucopo, Graciela Domínguez, las había ganado todas, ahora, por ser un tema tan ligado a la religión, no pudo sacar el dictamen del matrimonio igualitario. Los diputados de Morena Fernando Mascareño, Apolinar García, Rosa Inés López Castro y Jesús Palestino Carrera aprovecharon el contexto de la legislación y su libertad de decidir para votar en contra el grupo parlamentario nuevamente y sumarse a la meta de PRI y el PAN, así como Eleno Flores y Mario González, del PT. Pero quien sin duda brilló por su ausencia, pues de hecho siempre brilla por su ausencia, fue la diputada Karla Montero, quien una vez más se las ingenió para no acudir a la sesión. El propósito del gobernador priista de Sinaloa ahora sí fue alcanzado, el tema propició que los legisladores sin pena alguna votaran en contra del dictamen, aunque en realidad pueda deberse a los pesos que siguen recibiendo a cambio de su voto. Lamentable que hoy la presidenta de la Jucopo no logró salirse con la suya; sin embargo, habrá que destacar que el haber logrado que el matrimonio igualitario se sometiera al pleno fue un gran avance y demostración de que la democracia es una realidad en Sinaloa. Seguramente no quiso negociar para cambiar el nombre a la unión legal entre personas del mismo sexo, tenía la jurisprudencia de la corte enfrente que la amenazaba con ser utilizada. Fue de valientes sacarla, habremos de esperar los recursos de inconstitucionalidad y juicios políticos que se interpongan por tal rechazo y violación a los derechos humanos de la comunidad LGBT+.

Les podría salir muy caro. La diputada por Morena Merary Villegas no se anduvo por las ramas, y su molestia fue tanta contra los legisladores de su partido que votaron en contra del matrimonio igualitario que anunció que hasta se podrían expulsar del partido; esto sería la muerte política para estos diputados que ganaron por la ola de Andrés Manuel López Obrador.

Se cansan de discursos. Los que parece que ya se armaron de valor son los productores agrícolas, quienes, ante la incertidumbre que aqueja al sector por el lento avance de la comercialización de maíz pendiente en el estado, tomarán el día de hoy la caseta de Cuatro Caminos en Guasave. Entre el discurso oficial de las autoridades de Sader para concretar la tan esperada contratación de un millón 300 mil toneladas, al cierre de esta edición, todavía faltaban 700 mil toneladas por colocar, motivo de desesperación que encendió los ánimos de los productores sinaloenses que no ven autoridad del Gobierno federal en el tema para garantizar el ingreso objetivo de 4 mil 150 pesos para las 5.5 millones de toneladas validadas para este ciclo agrícola. Las cartas ya están sobre la mesa, los productores se la juegan y hoy es el día, la última maniobra para presionar al Gobierno y a los industriales que están haciendo de las suyas con el condicionamiento para recibir la producción de los hombres del campo. El mensaje enviado por los 15 organizaciones agrícolas y la Caades es claro: van por toda la producción validada.

Se deslinda. Llama mucho la atención que el secretario de Educación y Cultura, Juan Alfonso Mejía, no tome el toro por los cuernos y sea él quien suspenda las clases ante las altas temperaturas, y esté dejando esa decisión a los directores y los padres de familia. En la administración de Mario López Valdez era el mismo gobernador quien, junto con el titular de la Sepyc, tomaban esta decisión. Hay muchas escuelas en donde los aires no abastecen y los niños sufren mucho calor, pero los directores no se animan a suspender clases porque temen a meterse en problemas. Los padres de familia tampoco se animan a interferir con el calendario porque en algunas escuelas aún falta por hacer exámenes. Ojalá que ningún niño salga afectado por las altas temperaturas para que la Sepyc pueda hacer la suspensión.