Mundo

Honduras rechaza que en un juicio en EUA se afirme que es un "narco-estado"

El Gobierno rechazó que en el juicio del exdiputado Juan Antonio Hernández se haya señalado al Estado de facilitar el narcotráfico

Por  EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández(AFP)

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández | AFP

Tegucigalpa.- El Gobierno de Honduras rechazó este jueves que en el juicio en Nueva York contra el exdiputado Juan Antonio Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, se haya señalado al Estado de facilitar el narcotráfico y señaló que "espera que en lo sucesivo se omitan calificaciones incriminatorias".

La posición de Honduras fue expresada en dos cartas dirigidas el miércoles al Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo el canciller del país centroamericano, Lisandro Rosales.

Este miércoles, la Fiscalía presentó en una corte de Nueva York sus argumentos finales para explicar cómo Juan Antonio Hernández, hermano del presidente hondureño, se convirtió en un poderoso narcotraficante e insistió en definir a Honduras como un "narco-estado".

La Cancillería "desea subrayar que en la audiencia inicial del proceso -contra Juan Antonio Hernández- se hizo una referencia al Estado de Honduras como "a sophisticated state-sponsered organization that disttributed cocaine for years" (una sofisticada organización patrocinada por el Estado que distribuyó cocaína durante años), enfatizó Rosales.

"A la secretaría -de Relaciones Exteriores- le resulta difícil de comprender cómo de la acusación contra una persona individual, en la etapa inicial del proceso, se califique de esa manera denigrante al Estado de Honduras", se enfatiza en la primera carta enviada al Departamento de Estado de EE.UU.

Destaca además que en el proceso federal contra Hernández "que se sigue en el Juzgado del Distrito Sur de Nueva York, desde la etapa inicial en que se presume la inocencia del imputado, se pudiesen afectar los intereses del Estado de Honduras, contrarrestando los avances obtenidos en materia macroeconómica y en seguridad, así como iniciativas en curso en favor del desarrollo del país".

En la segunda carta, Rosales indicó que es "falsa" la acusación de que Honduras sea un Estado que ha facilitado y organizado la distribución de cocaína por años.

Además, se "ignora la cooperación que hay entre Honduras y Estados Unidos en una lucha contra el narcotráfico".

Añadió que Honduras es un Estado que ha enfrentado una guerra sin precedentes contra el narcotráfico desde el año 2012, cuando se aprobó la extradición y otras leyes que han permitido desarticular los principales carteles que han venido operando en el país.

Honduras "ha trabajado en el pasado y actualmente lo continúa haciendo, como un socio confiable en operaciones conjuntas, con varias agencias del Gobierno de los Estados Unidos", recalcó Rosales.

Esa cooperación, dijo el canciller, ha sido reiterada por diferentes Administraciones del Gobierno de Estados Unidos, tanto en la Casa Blanca, el Comando Sur, la Agencia Antidrogas (DEA), el Departamento de Estado y otras dependencias.

"En vista de que la estrategia de seguridad nacional de diciembre de 2017 de los Estados Unidos, que prioriza en el hemisferio la estabilidad de los países amigos, a la Secretaría de Relaciones Exteriores le es más aún difícil comprender las expresiones públicas de los fiscales del Distrito Sur de Nueva York, que criminalizan al Gobierno y al presidente de Honduras", indicó el alto funcionario.

Señaló que el señalamiento contra Honduras "claramente tendrá un efecto en la política hondureña", y está siendo utilizado "por una oposición radical y hostil hacia los Estados Unidos para promover abiertamente un daño al Gobierno de Honduras".

Rosales expresó que "cuando gobernaba en Honduras la actual oposición, Washington no tenía socio confiable en Tegucigalpa en el combate del narcotráfico, a tal grado que el embajador de Estados Unidos en ese tiempo, Charles Ford, manifestó que ni siquiera pudo compartir información sensible por temor a poner en peligro la vida de los agentes de los Estados Unidos".

Acotó que si bien el Gobierno de Honduras no quiere tener injerencia alguna en la relación del proceso en contra de Juan Antonio Hernández, "no hay ninguna justificación para que Estados Unidos, a través de este proceso, esté atacando la legitimidad de un Gobierno aliado, fomentando la desestabilización política y facilitando el querer tomar el poder por la oposición radical".

El juicio contra Juan Antonio Hernández inició el pasado día 2 de octubre y este jueves el jurado se retiró a deliberar tras escuchar las instrucciones del juez en cada uno de los cargos que enfrenta el acusado, quien siempre se ha declarado "no culpable". 

Tony Hernández. / Archivo AP.